Personas que leen una parte de mí.

I'm

Mi foto
Este es mi templo, mi espacio para elevar el culto de mirarme, por dentro, mi interior, mis propios actos, mis estados de ánimo y conciencia. Todo lo que escribo acá es parte de mí, sale desde lo profundo de mi alma.. Gracias por leerme...
Te pueden fallar total después vienen, te piden perdón, y ya está, así de fácil. Pedir perdón no debe tomarse con tanta liviandad. El castigo precede al crimen, porque uno antes de cometer el crimen sabe el dolor que generará y asume la culpa. Esa culpa es el castigo ¿Y uno pretende redimir esa culpa con un simple perdón? Un perdón no puede reparar lo que hicimos mal. Para pedir perdón antes hay que estar dispuesto a reparar. ¿De qué sirve pedir perdón cuando no hay manera de reparar lo que hiciste mal? Cuando no nos perdonan nos obligan a vivir con nuestro error, con nuestra culpa. Cuando no nos perdonan nos obligan a hacernos cargo de lo que hacemos. Un simple perdón no puede borrar el dolor que se causó. Pedir perdón es poner un curita en una herida abierta que nosotros mismos provocamos. Insuficiente y a destiempo. Recién cuando nos hacemos responsables de lo que hacemos, ahí se puede empezar a construir algo distinto. Suplicando a los gritos, de rodillas, implorando en todos los idiomas, pedir perdón no alcanza, no repara, no alivia si no nos hacemos responsables de nuestras acciones. Cuando no nos perdonan nos obligan a vivir con nuestro error, con nuestra culpa. Porque un simple perdón no puede borrar el dolor. Hay cosas imperdonables aunque se pida perdón en todos los idiomas.

No hay comentarios.:

Visitantes recientes